Asfalto, quién necesita más?

Nos despertamos en un falso amanecer. Las ramas de los abetos impedían la entrada de la luz, la humedad retenida en el bosque era permanente y la temperatura se negaba a subir. Todo el nailon de la tienda de campaña y el saco de dormir nos aisló de aquella nevera natural, solo el reloj marcaba media mañana.

avetos rusia
Sin perder más tiempo atamos todos los bultos a la moto y nos pusimos a rodar. Las carreteras eran muy buenas y nos mantuvimos sobre la moto hasta la hora de comer.

Paramos en una gasolinera para repostar y comer un poco en una de las aceras contiguas al edificio.
Mientras nos llenábamos la barriga de frutos secos y comida envasada observábamos el continuo ir y venir de coches y camiones.

Durante la tarde las carreteras empezaron a seguir los abundantes ríos de la zona, la orografía empezaba a condicionar la ruta y la carretera no siempre iba directa a nuestro destino.

Viaje en moto rusia

A cambio, tal y como muestra la foto, teníamos un vello paisaje que admirar conforme íbamos avanzando con nuestra lenta pero fiel compañera Frankenstein.

La tarde fue tapándose lentamente, por suerte era lo único que estaba empeorando ya que las carreteras seguían siendo excelentes y nuestro avance se mantenía estable.

 

circulando por rusia Unas horas antes del ocaso empezamos a sospechar de un posible aguacero, tomamos medidas preventivas ante tal inminente cataclismo. Agudizamos nuestros sentidos buscando un sitio donde aguantar el diluvio.
La cosa no fue fácil ya que la carretera aprovechaba la erosión natural del río y a nuestro alrededor todo eran pendientes. Pero nada imposible para nuestra moto, con un poco de ayuda conseguiría escalar cualquier pendiente por complicada o embarrada que estuvieses. Así lo demostró en la montañas de Georgia y así lo íbamos a repetir. Dos Papanatas apretando la moto, tres caídas tontas y la defensa de Cirujano Papanatas preservando la integridad de nuestra querida Frankenstein.

Con el campamento ya establecido solo nos faltaba hacernos una reconfortante cena caliente

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *