Bienvenidos a Kazakstan

La noche anterior tuvimos el ultimo regalo del día. En el motel conocimos a un par de Rusos que nos invitaron a cenar. Uno de ellos iba en el convoy de camiones militares que saludamos cerca del desierto. Trabajaba como ingeniero electrónico desarrollando los nuevos camiones del ejercito que vimos. El otro era piloto de helicópteros del ejercito ruso. Estuvimos un buen rato hablando con ellos y aprendiendo cosas del país.Aun siendo personal militar de Rusia, podríamos pensar que quizás son personas cerradas o de cierto secretísimo, lejos de esto os podemos aclarar que nos regalaron una fantástica botella de coñac ruso y un parche del ejercito del aire pasando un gran momento junto a ellos antes de ir a dormir!

Por la mañana nos despertamos nuevos ya que llevábamos mas de 15 días sin dormir en una cama. Almorzamos como señores cerca de las 12 del medio día de cuchillo y tenedor. Nos subimos a las motos entrando rápidamente en la ciudad de Astracán allí sobre un gran puente cruzamos el rio Volga. Después de cruzar la ciudad y circular unos kilometros en dirección a la frontera con Kazakstan encontramos un puente flotante para cruzar un ancho afluente del Volga.

IMG_8545La sensación de estar sobre una gran pieza de hierro flotante y que otro vehículo al pasar cambie la flotabilidad es bastante curioso.
Seguimos la carretera durante más o menos una hora y al parar en un arcén a descansar descubrimos que allí de manera silvestre han crecido varias plantas de marihuan, algo que nos sorprendió bastante ya que nunca hubiéramos relacionado rusia con un clima favorable para esta planta.
Al fin a media tarde llegamos a la frontera
Done vimos este tractor tan exótico al que no pudimos resistir hacer una foto.
IMG_7911
Cruzamos las dos aduanas con facilidad y rapidez pero nos sorprendió gratamente la amabilidad y comodidad con la que nos trataron los soldados Kazakos. Con su sonrisas y su sencillo ingles nos preguntaron por nuestro viaje y nos dieron una cálida bienvenida a su país.
Con el sol cayendo y un asfalto divertido de conducir debido a sus multiples deformidades empezamos a buscar un sitio donde acampar, cuando de pronto entra en escena un coche de policia con una conducción digna de Hollywood y nos da el alto por hacer algo muy grave según su criterio. El policia sin ningún reparo tomo el pasaporte de Camarada Papanatas y nos dijo que lo siguiéramos a la comisaría. Nos cambiamos el dinero de los bolsillos dejando muy poco dinero a la vista por si había que pagar algún soborno. Y nos quedamos literalmente comiendo galletas saladas en el arcén de la carretera, esperando a tener que montar la tienda para dormir allí mismo o a volver a por el pasaporte con la ayuda de los militares que tan bien nos habían tratado en la frontera.
El policia volvió todo alterado a los 20 minutos diciéndonos que no habíamos vuelto a la comisaría. Entablamos una conversación con el en Catalan y Kazaco, nos devolvió el pasaporte dejándonos ir como caso perdido.
IMG_8546
Avanzamos unos kilómetros más para montar la tienda en una arenosa estepa aprendiendo la valiosa lección que la policia y el cuerpo militar de ese país son tan diferentes como el sol y la noche.

Un comentario en “Bienvenidos a Kazakstan

  • jajajajaja !! la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida…. quins contrasts de situacions que us han tocat viure. La veritat es que no hi ha com sortir fora de casa per veure i coneixa com es la vida més enllà i quan diferents poden ser les persones.
    La filosofia papanatas triunfa a la hora de obrir fronteres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *