Bosnia verde y tranquila

Nos despertamos con tranquilidad absoluta y sol en la cala, empezamos el día con una pequeña aventurita para sacar la moto de la cala. Durante toda la mañana vamos siguiendo la carretera que sigue la costa, un paisaje que nos recuerda mucho la Costa Braba.
Al terminar esta fantástica carretera cogemos la autopista para ganar tiempo, dirección Bosnia!!
En las paradas en las gasolineras desplegamos el mapa y la brújula y hacemos cálculos para llegar a Mongolia y cumplir los malditos visados!!!
Por la tarde pasamos la frontera Bosnia y entramos en este verde país.
Nos choca la diferencia entre Croacia y Bosnia, carreteras viejas, edificios con multitud de impactos de bala, puestos de fruta y verdura por toda la carretera.
Decidimos parar en uno de ellos y hablar con los niños que nos atienden.
Nos transmiten sencillez y felicidad, les gusta nuestra moto y el viaje que estamos haciendo y nos regalan un poco de fruta.
Circulamos hasta el atardecer buscando un sitio donde acampar tranquilamente, desde la misma carretera vemos un puente con unos pescadores y nos decidimos a descubrir el fantástico río donde pescan.

image

Al final nos quedamos con ellos hasta bien entrada la noche mientras ellos nos explicaban costumbres y historias de su país y nosotros teníamos la sensación que aquellos pescadores solo buscaban la tranquilidad que la guerra les quito.

Un comentario en “Bosnia verde y tranquila

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *