La batalla de los 1000 papeles

Nos despertamos con ganas de ir a tramitar las visas de Azerbayan, desmontamos nuestro campamento después de almorzar un poco a la sombra de los arboles que nos habían acompañado estos días.
Llegamos al centro de la ciudad y pasamos el control de seguridad de la embajada Azerbayani, una vez dentro nos aclaran que la visa va a tardar en el mejor de los casos 1 semana en tramitarse!!!! Y luego si nos la dan podremos entrar en el país.
Vaya locura de burocracia, a este ritmo no llegamos a Mongolia ni el año que viene.
Decidimos no tramitarla y buscar una solución paralela a esta. Georgia tiene frontera con russia y en 2 semanas el visado Ruso nos entra en vigor, podríamos entrar por Rusia rodear el Mar Caspio y luego entrar en Kazakstan. Con esta solución nos ahorramos el barco pero nos quedaremos sitiados en Mongolia para la vuelta ya que habremos gastado las entradas el visado ruso.
Decidimos ir a la embajada rusa de Tiflis y preguntar por un visado exprés para Camarada Papanatas y si nosotros podremos extender otro visado de vuelta en Ulan Bator.
Como no podía ser de otra forma cogemos las motos nos cruzamos la ciudad entera para ir a la embajada Rusa y una vez en la puerta nos dicen que el tema de visados solo se puede tramitar por las mañanas debemos esperar otro día para solucionar otro maldito papelito!!!

Aprovechamos lo que queda de tarde por buscar un sito para acampar mas cerca de la ciudad así la mañana siguiente estaremos en pie de guerra más pronto.

image

Buenos dias ya es la mañana siguiente y durante la noche hemos descubierto que el lago al lado de la ciudad donde hemos acampado es la aproximación del aeropuerto de Tiflis. Eso significa que aveces dentro de la tienda parece que a allegado el fin del mundo ya que tienes 4 turbinas silbando a tope intentando hacer volar un avión por encima tuyo.
Incluso con esto los 3 pasamos una buena noche, recogimos todos los trastos y fuimos a la embajada Rusa haber cuándo de real tenia nuestra idea.

Después de todo una mañana encerrados en un edificio lleno de gente con carpetas y papeles en las manos aclaramos nuestras dudas, si era viable nuestra solución!
Teníamos por delante unos cuantos días de burocracia y papeles pero continuar el viaje ya parecía una posibilidad más cercana!!

Volvimos a montar nuestro cuartel general en el lago, nuestra idea era poder agilizar los tramites que teníamos que hacer los siguientes días en la ciudad.

En aquel campo de arena polvorienta y césped duro 3 Papanatas se prepararon para librar una ensordecedora guerra. Un sol abrasador acompañaba a las pasadas bajas de algunos aviones que se unían a la batalla de los papeles y los tramites imposibles en ruso.
Aguantamos aquel Apocalipsis haciendo frente a las ordas de hormigas que nos saqueaban nuestra comida, levantamos muros ante aquel viento que no nos dejaba cocinar.image


 

Quizás la descripción este un poco inchada viendo la foto. Los muros de los que hablaba son un circulito de barro y piedras vale, pero os prometemos que hacia mucho calor y que que las hormigas se nos comieron más de una pieza de fruta.
Logramos tramitar la visa de Camarada Papanatas para el mismo día que la nuestra entraba en vigor pero desgraciadamente faltaban 5 días para poder entrar en Russia. ¿Quizás era una oportunidad para ir a visitar algún autentico paraje natural en Georgia no?

Nos fuimos a dormir con esta idea, abandonar nuestro cuartel geneal en busca de alguna aventrua en la montañas de Georgia.
PD: Hos prometemos explicaros esta fantastica idea en la siguente entrada!

Un comentario en “La batalla de los 1000 papeles

  • Como se suele decir: La Aventura es la Aventura. Si todo fuera fácil tampoco tendría emoción salir de casa.
    La burocracia suele ser lenta e increiblemente irracional, pero ahí está y hay que tener paciencia. A veces no hay mal que por bien no venga y así os da también la oportunidad de relajaros y hacer un poco de turismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *