Negociaciones en Iran

Nos levantamos muy temprano en el hotel para tener todo el día para poder negociar lo del seguro. Subimos a la frontera andando y allí encontramos una moto con matricula de España, quien será?
Pues al lado de la moto en medio de la frontera había una tienda montada. Un estudiante de veinte pocos años apareció de dentro de la frontera con cara de haber pasado una viacrusis. Nos dijo que se llamaba Alvaro y que había pasado la noche en la tienda pero que un kebab le había sentado fatal y llevaba toda la noche vomitando que no podía entrar en Iran por no tener el carnet du passage. imageLe dijimos que estábamos en la misma situación que no sabríamos si podríamos entrar en Iran pero con su dolor de barriga si que le podíamos ayudar, le dimos un poco de clorito sódico para su dolor de barriga y seguimos ablando de como podíamos intentar entrar en Iran sin pagar los 400€.
Venían diferentes personas diciéndonos que nuestra situación no era buena y que tendríamos que pagar mas que los del coche o que directamente no podríamos entrar, empezamos a entender que aquello formaba parte de la rutina del sito y que todo era relativo, lo que no esperábamos hasta que punto. Allí espontáneamente se monto un partido de futbol con una pelota de alguien.
image
Aquello no eran simples pases, a 20 metros del portal que separa Turquía de Iran improvisaron un par de porterías con botellas y empezó un partido de futbol de lo más serio.
Ya a la tarde cuando les dijimos que no íbamos a pagar tanto dinero nos dijeron que mirarían otras soluciones para ayudarnos.
La tarde fue pasando mientras íbamos de jefe en jefe dentro de la frontera y llamando al consulado español intentando como mínimo tener una idea clara de cuáles eran nuestras posibilidades. La verdad es que el trato con los policías de las aduanas y los militares era excelente, nos daban mucha comida nos hablaban de muchas más cosas y nos preguntaban un montón de curiosidades.
Quizás la policía occidental debería aprender de este trato porque un problema burocrático no debería cambiar el trato con las personas.
La situación nos recuerda a los policías italianos que nos hicieron sentir tan bien y divertirnos junto a los periodistas.

Al atardecer nos volvieron a ofrecer dormir en la frontera ya que todo el día lo habíamos pasado con ellos, con la promesa de ir a ver el “big manager” a la ciudad de abajo para ver que podía hacer por nosotros.
Ese mismo instante llego un hombre de avanzada edad con una BMW boxer 800cc antigua del 1993 mientras hablábamos con la policía el hombre todo convencido nos dijo:
yo también acampare con vosotros
Camarada Papanatas que tiene un ingles perfecto creyó no haber entendido bien, ya que a estas edades ya gente ya no esta por muchas tonterías.

Lo dijo bastante serio, yo creo que si va venir el hombre lleva la manos sucias de aceite va con una moto perfecta para hacer este tipo de viaje y no lleva colgando de la moto ninguna pijotada.

image

En 5 minutos aquel hombre curtido y de constitución grande estaba montando la tienda con nosotros.

4 comentarios en “Negociaciones en Iran

  • Espero que estigueu molt bé! Unes preguntes. M’agradaria saber com vius, Lena, l’experiencia en aquests paísos on les dones tenen pocs drets i poca relévancia. Et tracten bé? Quan us donen menjar també te n’ofereixen? Parlen amb tu? Tinc curiositat per saber el punt de vista de la dona de l’aventura. Una abraçada!

  • Gracias a todos por los comentarios, si estamos tubiendo alguna que otra aventura en la frontera, la verdad es que no es corrupcion si no leyes del propio pais que dificultan la movilidad al viajero senzillo.
    El trato de las mujeres aqui en Iran mejor que lo conteste Lena jajajaja. Ahora no esta aki con el wifi, pero para nada se puede calificar como malo, me atrevo a decir que en la siguiente entrada quedara resondida la duda 🙂

    Merci a tots seuirem escriguent!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *