Monument Astana

La sencillez del campo, en la gran ciudad

Las nubes cubrían el cielo gris, un suave viento hacia vibrar el toldo de la tienda. Almorzamos con celeridad sabiendo que teníamos Astana a menos de 300 kilómetros. Necesitábamos llegar pronto para tener tiempo para hacernos con unos guantes ya que estos últimos días el frío en las manos había sido constante. Recogimos todo el[…]

Fuego Kazakstan

¿Kazakstan nos esta poniendo a prueba?

Nos despertamos temprano, caia lluvia y el ambiente era frio. Almorzamos 4 frutos secos y algunas galletas de dias anteriores que habíamos dejado en la tienda la noche anterior. Progresivamente la lluvia fue marchando, momento que aprovechamos para desmontar el campamento. El cielo oscurecido nos avisaba que quizás íbamos a tener fiesta otra vez. Para[…]