Combate en Kazakhstan

Nos despertamos oyendo impactar gotas en el toldo de la tienda.
Bajamos la cremallera y descubrimos un cielo hostil, gris hasta el infinito y un frío que pedía a gritos quedarse dentro del saco de dormir.
Entramos dentro de la tienda el almuerzo, esperando un despiste de la lluvia para plegar la tienda como si de una explosion se tratara.
Aquello era una situación de combate y nuestro principal enemigo era el agua y el frío, sabíamos que nuestro objetivo era avanzar y a ser posible salir de aquella gran tormenta.

Usamos todo el plástico que teníamos a nuestra disposición para que el agua no calara y así mantenernos calientes, con la funda puesta a nuestra maleta y las cremalleras de los impermeables a tope arrancamos las moto para empezar a hacer quilómetros.

Rodamos por varias rectas interminables, con cambios en la intensidad de la lluvia, pero sin tregua alguna por parte del agua.
Hasta que en uno de los cambios de rasante cambiaron nuestras vistas al horizonte se intuía un cambio de luz. Quizás si seguíamos conduciendo sin parar podíamos cambiar nuestra suerte!
img_2277-rebelat

Cambiamos nuestra suerte manteniéndonos encima de la moto y así lo celebramos, haciendo el tonto en medio de la carretera diciéndole al la lluvia que no había conseguido hacernos parar. Eramos unos auténticos superhéroes. Seguimos circulando entre nubes y frío algo que nos recordaba constante mente que la lluvia estaba allí esperándonos desafiar otra vez.
Hicimos una merienda a lo grande ya que no pudimos comer nada mientras estábamos de guerra con el agua.
Nos costo poco más que 4€ entre los 2 pero aquellos platos sencillos y calientes nos sabieron a gloria.
A media tarde volvimos a la carretera para acercarnos lo mas posible a la ciudad de Actobe, ya que el clima nos había enseñado de sobras que nuestra ropa de verano no era suficiente.
Cuando el sol empezó a caer arrastro a las temperaturas con el, el cielo se empezó a ennegrecer. Por supuesto no teníamos ningunas ganas de montar la tienda lloviendo ya que el ritual para no entrar cosas mojadas dentro de la misma es bastante engorroso. Paramos en cuanto vimos un buen sitio para acampar y nos preparamos para una noche animada, el agua el frío y el viento estaban llegando.

img_2288rebelada

Un comentario en “Combate en Kazakhstan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *