La espera para entrar en Azerbayan

Nos despertamos con un calor mortal en nuestro mirador improvisado, por suerte aquella noche decidimos hacer vivac y buscar una sombra fue tan fácil como salir del saco de dormir. Una vez solventada la crisis del sol empaquetamos nuestras motos y vamos a buscar una cafetería con wifi, para empezar a preparar los papeles que necesitábamos y ponernos en contacto con vosotros.
Después de pasar toda la mañana conectados a internet y de comer una ensalada Georgiana, decidimos volver al primer campamento para aprovechar la acequia para lavar ropa y ducharnos.
Cruzamos la ciudad entera en nuestras motos, que no es decir poco ya que la gente conducen como locos. En 40 minutos volviamos estar en nuestro “sito bucolico” según Camarada Papanatas,
Vamos a obviar el echo de que la acequia sea de hormigón y que a escasos 40 metros tengamos una pequeña linea eléctrica jajajaja.
Allí montamos nuestro campamento cargados de comida y agua,esperando tener un gran domingo con sol y sombra todo el día.

image

Los cálculos salieron bastante bien, la sombra de los arboles nos dieron como 1 o 2 horas más dentro de la tienda sin sol. Pasamos toda la mañana comiendo, lavando ropa, y escribiendo nuestras historias, en resumidas cuentas un gran descanso.
Al medio día después de una buena comida con nuestros hornillos Alvaro y Lena deciden volver a la ciudad a por más internet y comida, yo iva a quedarme así no tendríamos que desmontar nuestro campamento y podía seguir escribiendos tumbado en mi esterilla.
Después de que ellos partieran la aventura vino a buscarme a mi mientras estaba tranquilamente en mi sombra.
Desde la profundidad del campo que teníamos delante apareció un niño trotando con su caballo, una silla de lo más sencilla 2 mantas y un montón de correas de persiana recicladas conformaban un joven per autentico jinete.
Con un control total del animal llego a mi lado y sin ningún tipo de problema bajo del caballo que le iva notablemente grande, dejo las riendas del caballo en el mismo suelo y empezamos a “hablar” el no savia ingles y yo no se Gerogiano.
En 10 minutos estaba claro que mi larga experiencia en mímica y su poca vergüenza al ser un niño dejaba claro que a el le gustaba mi casco y quería ver la moto y a mi me gustaba su caballo. Aquel intercambio de signos y risas que parecía sacado del libro de la selva termino en un ofrecimiento para que montara su caballo.
Yo no se montar y solo me he subido 1 vez en un caballo de una amiga que me dio una ultra rápida clase de 20 minutos, pero aquello era una gran oportunidad, un caballo autentico en un campo en medio de Georgia, en el peor de los casos en 2 horas ivan a volver Lena y Alvaro y ivan a encontrar al tonto del Pau con la clavícula rota en el suelo por montar un caballo ajeno. Decidí probarlo, allí estaba yo encima de aquel caballo con las riendas en la mano sin nadie que tocara el caballo, apriete las piernas y el caballo empezó a andar!!
Al final me di una vuelta de unos 100 metros digna de un inexperto consiguiendo volver al mismo punto del que había salido parar y bajar del caballo sin romperme los dientes. Gracias al niño y a las clases Aina había montado aquel fantástico caballo!!
Quede con el niño que de aquí un rato vendrían las motos si quería verlas viniera, le pregunte si podía hacerles una foto de recuerdo asintió con mucha ilusión con la cabeza.

image
En la foto ya podéis observar que el niño me dio una dosis de realidad, mi transformación de motorista a caballero duro 5 minutos, mi yelmo y mi montura ya se volvían a decir casco y moto.
Aun así no desaproveche la ocasión para darles un poca de envidia a mis compañeros y a presentarles mi nuevo amigo.

4 comentarios en “La espera para entrar en Azerbayan

  • Pau la propera preparacio de moto ja sabem com ferla jajajaja.
    Estem contents de que estigueu be i que estigueu acompanyats del camarada papanatas,
    Llastima que la burocrasia sempre dongui problemas . pero com que sou uns bons papanatas disfruteu del momento i no pasa res. paseuso molt be . molts de petons .

  • Cada dia que pasa no ens deixeu de sorprendre amb noves experiencies i relats divertits.
    FELICITATS !!! per que aquesta Aventura ens la esteu fent viure com si estiguessim amb vosaltres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *